A pesar de ser la persona que pasa más tiempo contigo mismo, muchas veces no es suficiente para conocerte bien.

La costumbre y el día día logran hacer que nos desconectemos y dejemos de mirarnos. El autoconocimiento es básico para el desarrollo personal, la inteligencia emocional y el establecimiento de metas y relaciones interpersonales.

En ocasiones nos cuesta trabajo reconocer cómo somos pues hay características personales que nos desagradan o  experiencias que duelen y quisiéramos dejar atrás. Sin embargo, aún esas vivencias y defectos, nos hacen ser las personas que somos y por eso tienen un valor.

Toma unos minutos y piensa, ¿quién soy yo? Identifica las primeras ideas que vienen a tu mente y detente a comparar si coinciden con lo que generalmente las demás personas piensan de ti.La congruencia es esencial, cuando demostramos una  cara muy distinta a la que nosotros vemos, debemos cuestionarnos que anda mal.

Por otro lado, estamos en continuo movimiento, así que aunque nuestra esencia permanece, hay cosas que cambian. No todo está dicho y redescubrirte puede ser una experiencia muy interesante.

En términos de autoconocimiento tú eres tu espejo, así que si cada día te observas después de arreglarte para verificar que todo esté bien, es momento de también hacer un escaneo interno para saber cómo estás y quién es esa persona que saldrá a afrontar al mundo.

La reflexión, escribir, leer libros de autoayuda y la psicoterapia, son formas de irnos conociendo día a día, aprovéchalas.


Leave a Reply