En la vida todo es cuestión de elecciones y decisiones, por lo que es importante aprender
algunas estrategias para sentir que tomamos la mejor decisión o que las elecciones que
hacemos son las más adecuadas o correctas de acuerdo al momento en qué vivimos.

Para ello es importante al tener presente una situación que implica la toma de una
decisión, partir de lo dos más inmediatas, que suelen ser sí o no, y a partir de ello surgirán
algunas otras alternativas, de cada una que podrás ir descartando posteriormente conforme
analices una por una en cuanto a las ventajas o desventajas que cada una implica y si es
viable o no elegirla según el balance de éstas, pues lo más seguro es elegir la que más
ventajas pueda tener.
Sin embargo, es importante también tomar en consideración tus gustos y
habilidades, enfocarte en el presente y las consecuencias de cada posibilidad a corto
plazo, mediano y largo plazo (si es necesario), aunque de manera moderada, ya que pensar
demasiado en algo puede generar incertidumbre e incluso elegir no hacer nada ante la
múltiples posibilidades y el no poder elegir una de ellas o el miedo a errar; considera tus
emociones, pues dependiendo de tu estado de ánimo o una emoción intensa en el
momento, sea cual sea, puede llevarte a tomar una mala decisión; confiar en tus instintos,
ya que en ocasiones no se tiene el tiempo necesario para considerar las opciones y sus
implicaciones, en estos casos es importante confiar en tu instinto y tu juicio.
Además no te dejes llevar por la presión social, está comprobado científicamente
que esto conduce a un mayor riesgo de tomar la decisión incorrecta; reconoce tus
limitaciones, pues ello te ayudará a ser más sensato contigo mismo y poder elegir
correctamente y no guiado por un impulso o sensación de poder con más de lo que en
realidad podemos. Finalmente, ayuda pensar como si fueras otra persona a la que le
sucede la misma situación y preguntarte qué haría o cómo lo resolvería, ya que al salirnos
de nosotros mismos quitamos presión a la situación per sé.

Las decisiones que tomamos no serán perfectas y por lo general, lo que en el
momento parecía adecuado, posteriormente puede no resultar ya tan conveniente, en
cambio, es importante tomar esto como aprendizaje en lugar de juzgarnos, pues es a través
de la experiencia que podremos hacernos más hábiles y aprender a confiar en nuestros
instintos.

Recuerda que en Fundación SinDepre estamos para acompañarte y apoyarte.


Deja un comentario