Se piensa que la toma de decisiones está ligada principalmente a la razón, pero existen múltiples factores que influyen en las decisiones que tomamos, entre estos se encuentra principalmente nuestro estado emocional. Es por esto que las decisiones financieras también están fuertemente ligadas a como nos sentimos en el momento en que tomamos una decisión. Por lo que identificar nuestro estado emocional y en ocasiones regularlo será clave para una toma de decisiones más consciente y cauta. Aquí mostramos como diferentes emociones pueden llegar a influir y algunos tips que se pueden llevar a cabo:

  • Felicidad: al obtener un nuevo trabajo, perder unos kilos o alguna otra situación que nos genere felicidad, eleva nuestra confianza, lo que nos lleva a asumir riesgos más fácilmente, como gastar más dinero. Ante esto se pueden aplicar estrategias como tener una cuenta separada para celebraciones, establecer límites de gasto, establecer metas grandes y pequeñas de ahorro, tomar en cuenta cuales son los gustos pequeños y grandes.
  • Ira: siendo un sentimiento peligroso por acercarse a lo destructivo, puede llegar a sesgarnos ante ciertas elecciones. Por ejemplo, si en nuestro cumpleaños nadie nos regalara algo, podría producir enojo y la sensación de querer darnos ese regalo que esperábamos recibir, a pesar de que podría traspasar nuestro límite de crédito. Ante esto, se debe postergar la toma de decisión, hasta que la emoción baje, respirar y hablar con alguien sobre lo sucedido puede hacernos sentir mejor.
  • Lástima: una baja autoestima o la sensación de no valía puede hacernos sentir lastima por nosotros mismos, por lo que puede desencadenar compras compulsivas como manera de compensarlo. Ante esto será necesario reflexionar por que se tiene esa sensación, y si fuera necesario, pedir apoyo de un profesional. Se deben de tomar en cuenta las fortalezas para canalizarlas de forma positiva hacia uno mismo.
  • Ansiedad: una de las emociones más comunes desde el inicio de la pandemia, el miedo y la incertidumbre nos produce constante preocupación e incomodidad, por lo que se puede llegar a asumir inversiones de riesgo para sobrellevar posibles consecuencias de la pandemia. Ante esto es importante identificar desde los primeros síntomas, para tratarlos de la forma más adecuada antes de que avancen. Se debe enfocar en los hechos más que en suposiciones y trazar planes de acción en base a estos, siempre informados para tomar una decisión cauta y consciente.

Estos son algunos de los ejemplos de como nuestro estado emocional influye en las decisiones que tomamos. Sera importante reflexionar sobre como lo han hecho anteriormente, para tomarlo en cuenta en el presente, además de recordar que no se debe caer en el extremo de reprimir emociones, si no, en entenderlas y en ocasiones regular el nivel, para que la toma de decisiones sea más consciente que emocional.

Referencias:

Sandoval, M.G. (2021). Las emociones afectan tus finanzas personales, ¿Cómo controlarlo? Forbes. https://www.forbes.com.mx/las-emociones-afectan-tus-finanzas-personales-como-controlarlo/

Martínez, M. (2015). Las emociones en las decisiones financieras. El economista. https://www.eleconomista.com.mx/finanzaspersonales/Las-emociones-en-las-decisiones-financieras–20150505-0206.html

Categorías: Finanzassalud mental

Leave a Reply